top of page

NFL : Los cuervos corren pero no vuelan

La derrota contra los Tennessee Titans en semifinales de conferencia en el mes de enero ha sido percibida como un autentico fracaso para los Ravens de Baltimore que llegaban como favoritos y no escondían sus aspiraciones de ganar la superbowl. unas vacaciones y una cuarentena después, la temporada ha empezado de la mejor manera posible con dos victorias aplastantes y parecía que aquello solo fue un error puntual.


Los Ravens tenian cita con los campeones en el Monday Night Football y a parte de llegar como favoritos, tenían la ocasión de demostrar que son capaces de competir/ganar contra el mejor o uno de los mejores equipos de la NFL en este momento. Pues nada de eso, más bien pasó lo contrario, los Chiefs de Kansas han destapado muchas dudas sobre el equipo de Baltimore que ha sido incapaz de seguir el ritmo de Patrick Mahomes.



Los Ravens han empezado la temporada dominando:

primero contra los Cleveland Browns, con 111 Yds en carrera y 270 al pase. Lamar Jackson, el Quarterback MVP 2019 ha sido el mejor runner de su equipo con 45 Yds además de regalar 3 pases de TDs. Marquise "Hollywood" Brown acabó con 111 Yds en recepción, confirmando su gran temporada 2019.

Dos fumbles (perdidas de balon) pasaron desapercibidas gracias a la dominación de la defensa que ha conseguido limitar a Baker Mayfield a 168Yds - 1 TD y ha forzado 3 fumbles y una intercepción.

El segundo partido contra los Texans de Houston ha sido aun más impresionante, 230 Yds en carrera, 177 al pase. El trio Gus Edwards - Mark Ingram - Lamar Jackson es un autentico monstruo a tres cabezas que aplasta a cualquier defensa. Con un Deshaun Watson (QB-Texans) limitado a menos de 300 Yds, la defensa de los Ravens demostraba ser una de las mejores de toda la liga y llegaba con toda la confianza al choque contra Kansas City.


El Monday Night Football era más que un primer test para Baltimore; el equipo tenia que medirse al campeón y demostrar que su estilo de juego es válido para competir a un nivel top. Dentro del mismo partido se esperaban varios duelos: - Lamar Jackson vs Patrick Mahomes; el MVP 2019 frente al MVP 2018 y MVP de la Superbowl 2019. Jackson tenia que demostrar su capacidad a plantarle cara al fenómeno de los Chiefs.

- Defensa de Baltimore vs Ataque de Kansas; supuestamente una de las mejores defensas de la liga, los Ravens tenían que medirse al ataque más explosivo.

- John Harbaugh vs Andy Reid; el coach de los Ravens con su sistema de ataque basado en el juego al suelo frente a uno de los entrenadores con el playbook más amplio de la NFL.


Por parte de Baltimore "nada de nada". han perdido absolutamente todos sus duelos. Hay que reconocer que los Chiefs de Kansas City están a otro nivel hoy en día; e incluso a pesar de haberse relajado en tercer cuarto, los hombre de Andy Reid no han visto peligrar su partido en ningún momento. Pero hablemos de los Ravens...


La defensa de Baltimore no ha podido hacer absolutamente nada contra Mahomes y los suyos; los Blitz de los cuervos, por mucha presion que ejercian sobre el QB rival, no conseguían llegar ni siquiera a molestarle. El 15 ha podido repartir juego tranquilamente llegando incluso a desesperar a los Chuck Clark y compañía; las pocas veces que han conseguido llevarlo al suelo, lo hacían tarde ya que el balón ya estaba en el aire.

Tampoco han conseguido frenar al corredor rookie Clyde Edwards Helaire que se ha aprovechado de los espacios en el centro de línea. Hay que decir que las defensas en general suelen estar tan pendientes de tapar las líneas de pase que no pueden frenar los ataques al suelo de los Chiefs. Es lo que tiene tener a uno de los mejores QBs de la liga. De hecho, Mahomes acaba con 385Yds y hasta cinco jugadores de los Chiefs están por encima de las 60 Yds en recepcion ( Travi Kelce 87Yds. - Mecole Hardman 81Yds. - Tyrek Hill 77Yds. - Edwards 71Yds. - Sammy Watkins 62Yds.)


Es verdad que conociendo a los jugadores de Kansas, los números no extrañan tanto. Lo "raro" es que Lamar Jackson ha sido incapaz de seguir el ritmo de su oponente. A penas 97 Yds al pase para el QB de los cuervos. Acaba el partido como el mejor corredor de su equipo con 83Yds en carrera. Pero poco más para acompañarlo; Edwards e Ingram se quedan en poco más de 30Yds, y en recepción solo el Tigh End J.K. Dobbins supera las 30Yds.

¿Cómo explicar el desastre? la respuesta es fácil; al verse detrás en el marcador, los Ravens han tenido que renunciar a su juego (al suelo) y contaban con que Jackson podía hacer lo que estaba haciendo Mahomes en frente. Pero no tiene ni el brazo ni el ojo del de Kansas; los pases han sido forzados y muchos de ellos imprecisos. Hay que reconocer que sus receptores no le han ayudado al pobre Lamar, varios drops de Mark Andrews (TE) incluido uno en la end zone manchan la ficha del QB que acaba con solo 15 pases completados de 28, un poco más del 50% en un partido tan importante... poco se puede añadir.


En el duelo de entrenadores no hubo color tampoco; Harbaugh ha renunciado rápidamente a su estilo de juego, ha tenido que forzar el juego al pase, que era justo lo peor que podía haber hecho. Primero porque no es el juego de los suyos, y sobre todo porque así ha entrado en el juego de los Chiefs y nadie les gana a eso.

Hay que admitir que el coach de los Ravens ha pecado de impaciencia/ansiedad, al verse perdiendo y ver lo cómodo que estaban atacando los Chiefs, se ha salido de su plan de juego y eso nunca es bueno. Aunque en verdad, solo perdían 10-20 mitad segundo cuarto, no era para ponerse nervioso.

Pequeño homenaje a Andy Reid que ha abierto su playbook y nos ha regalado un partido espectacular; jugadas bien trabajadas, con imaginación, con picardía, y donde todos los jugadores participan. Las fases ofensivas de los Chiefs son para enseñar en las escuelas.


En resumen, el partido deja expuestas las debilidades de los Ravens:

- La falta de un pass-rusher dominante en la línea defensiva. No se puede defender en Blitz siempre, por mucho que funcione contra equipos de la mitad baja de la tabla, contra quarterbacks móviles como Mahomes, Wilson o Aaron Rogers, la defensa sale perdiendo.

- La falta de un receptor N 1 dominante. Marquise Brown está haciendo un gran trabajo, pero contra los equipos tops sigue siendo un jugador de segundo año, no ofrece suficiente seguridad. Tácticamente tampoco se le puede utilizar mucho en trayectorias cortas ya que por su estatura tiene dificultades contra los Linebackers.

- La falta de confianza. Los Ravens están acostumbrados a empezar ganando (84% de los primeros cuartos) y a partir de ahí manejan el partido tranquilamente con su juego en carrera aprovechando el reloj; pero cuando los partidos comienzan mal, igual que pasó contra los Titans en Playoffs, tanto entrenador como jugadores abandonan su estilo y fuerzan Lamar Jackson a pasar, está claro que sabe hacerlo, pero no está rodeado como para poder hacer 300 Yds al pase.


El hecho de precipitarse y forzar un juego que no es el suyo se puede explicar por la simple falta de experiencia, hay que recordar que es un equipo muy joven: Jackson 23años, Gus Edwards 25años, JK Dobbins 21 años, M.Andrews 24años, Hollywwod Brown 23años, Miles Boykin 23 años, Willie Snead 27años... Con lo cual, es el entrenador el que tiene la obligación de manejar los tiempos y conseguir hacer que sus jugadores mantengan la calma y la confianza en momentos clave.



8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page