NFL Draft: Andrew Thomas (Tackle)

4th Pick, 1st Round => New York Giants


1m96 – 145Kg


Tackle Izquierdo del ataque de Georgia, Andrew Thomas ha demostrado rápidamente todo lo que se vio en el en el instituto, fuerza bruta y potencia increíble combinadas a una excelente fluidez en el movimiento. Running backs como Nick Chubb o Sony Michel han pasado por el equipo ofensivo de los Bulldogs y todos han aprovechado la capacidad que tiene Thomas a ser muy activo en el “bloc”, es decir a frenar los defensas rivales y sobre todo la manera que tiene de abrirse llevándose el oponente con el dejando brechas en el sector interior.


Es dominante en el uno contra uno, en primer contacto es brutal, y su estatura le permite tener ventaja sobre cualquiera. Técnicamente es un jugador completo; sabe abrir espacios para sus compañeros del backfield, y gracias a la violencia de sus manos consigue situarse y sobre todo, orientar la pelea en el cuerpo a cuerpo siempre a su favor, lo que hace que sea uno de los mejores protectores de pase de su promoción.

Cabe mencionar su “agilidad”, entre comillas porque son casi dos metros y 150 kilos, a la hora de responder a los ruchers, tiene cierta facilidad a girarse y tapar el sector interior cuando hace falta proteger su QB.


El problema de Thomas han sido los rivales durante la temporada 19/20; Julian Okwara (Notre Dame), Terrell Lewis (Alabama), K’Lavon Chaisson (LSU) y Marlon Davidson (Auburn) han dejado algunas dudas sobre su aptitud a defender el lado ciego del quarterback, y si ya le ha costado contra los mejores defensive-tackles de la liga universitaria ¿qué va a poder hacer contra los de la NFL? Donde la exigencia es máxima.


Otro problema del jugador es su tendencia a no estar al 100% en todas las jugadas y verse expuesto a nivel de equilibrio; por exceso de confianza no se apoya lo suficientemente en su juego de piernas y le pasa factura contra algunos rushers mas experimentados.


Su lado más “puncher” también queda por trabajar porque en la liga pro se puede ver penalizado, primero por los árbitros, y sobre todo por los rivales voluminosos que buscan el contacto con el cuerpo.


En resumen, un jugador bastante completo, joven (22años) y con muchos matices por trabajar todavía. Una decisión sorprendente por parte de los Giants que tienen serios problemas en defensa y de los cuales se esperaba la elección de un tackle defensivo. Impresionante en juego en carrera y en el uno contra uno, tiene defectos técnicos que se pueden arreglar, “AT” tiene el potencial necesario para ser titular en la NFL, aunque queda por demostrar su capacidad a estar a la izquierda en la línea ofensiva de un equipo pro. Se sabia que iba a estar en primera ronda de draft, pero igual no tan arriba.



0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo