top of page

NFL : Jugadores que deben cambiar de equipo... (1/4)

El final de la temporada 2020 se acerca, algunas franquicias han sorprendido para bien, otras para mal, algunos entrenadores siguen demostrando porque están en la elite, otros han tenido que marcharse... Pero el tema de hoy va a ser los jugadores; concretamente los que se encuentran en situaciones complicadas, ya sea porque no dan la talla y necesitan un cambio de aires, o porque están desperdiciando su talento y su potencial en equipos que no les convienen.


Sam Darnold

El QB de los New York Jets, drafteado en 2018, completa este año su tercera temporada y es como si no hubiera aportado nada. Está claro que la situación de la franquicia, en eterna re-construcción no ayuda.


Es verdad que no ha tenido gran cosa a su alrededor; la línea ofensiva de los neoyorkinos lleva varios años siendo de las más frágiles de la liga, y los receptores que han pasado por la gran manzana no es que sean muy fiables. Con decir que las dos mejores opciones del equipo son Jamison Crowder y el rookie Denzel Mims . . . 🤦‍♂️

Pero hay que reconocer que el QB, ex de USC, no ha mostrado señales de esperanza; es decir, a pesar de algún que otro buen partido, no ha demostrado que podría ser la base de un proyecto ganador a largo plazo. Por ejemplo, este año, Joe Burrow, el pick numero uno de la draft, se encuentra en una situación (en los Bengals) bastante parecida a la de Sam Darnold con una línea ofensiva muy permeable, una protección inexistente y unos receptores bastante irregulares, pero ha conseguido hacer buenos números y hasta hacer mejores a sus compañeros, ha demostrado a la franquicia de Cincinnati que es el jugador adecuado para un proyecto serio a medio/largo plazo, solo necesita estar mejor rodeado y protegido. En el caso de Darnold no ha sido así, incluso aportando mejorías en el efectivo, no hay certeza de que pueda llevar al equipo a ser competitivo.


Los Jets van a acabar seguramente sin ninguna victoria, el entrenador Adam Gase y el General Manager Joe Douglas serán destituidos, y el objetivo de los nuevos ejecutivos en la próxima Draft será probablemente un nuevo Quarterback para iniciar una nueva fase. Con lo cual, a sus 23 años y con toda su carrera por delante todavía, Sam Darnold debería pensar en abandonar Nueva York y empezar de nuevo.

Las posibilidades son varias, pero lo ideal sería incorporarse al lado de un Quarterback veterano en alguna franquicia bien estructurada donde pueda trabajar y evolucionar tranquilamente sin presión, y sobre todo hacerse olvidar una temporada o dos. En este caso, los mejores destinos serian Tampa Bay (Buccaneers) o Pittsburgh (Steelers), como back-up de Tom Brady o Ben Roethlisberger quienes están en la última recta de su carrera y tienen la madurez y la experiencia necesarias para formar/ayudar/preparar a su sucesor.


Plantearse una salida es sin duda la mejor opción para el joven QB, pero la elección tiene que ser acertada, para ello es primordial evitar algunos destinos "trampa" como podrían ser Chicago (Bears), Jacksonville (Jaguars) Philadelphia (Eagles); las tres franquicias ofrecen una protección nula a su QB y pocas (por no decir ninguna) dianas ofensivas fiables. Además, la situación institucional en dichas ciudades es inestable, tanto entrenadores (Doug Peterson, Matt Nagy por ejemplo) como General-Managers podrían podrían tener perder sus respectivos puestos.


El mejor ejemplo a seguir para Sam Darnold es el de Ryan Tannehil, el ex de los Miami Dolphins dejó el estado de Florida después de unos años complicados marcados por los malos resultados y optó por la ciudad de Nashville, Tennessee, donde empezó siendo el segundo de Marcus Mariota y acabó haciéndose con el puesto titular y llevando a los Titans hasta la final de conferencia. (hablamos de los últimos dos años, es decir, ejemplo reciente)

La lección es simple : el jugador no es malo ni está acabado, para nada. Sino simplemente, a veces, la receta no cuaja y por el sistema, el entrenador, el ambiente, . . . o la razón que sea, no funciona en un momento/lugar determinados, pero no significa que en otro entorno no pueda ser un éxito.


Nos cansamos de repetir siempre la importancia que tiene, para un jugador joven, estar en un equipo equilibrado con un buen entrenador; os ponemos como simple ejemplo la draft 2017: - Mitch Trubisky (N 1) => Chicago Bears. Línea ofensiva permisiva que no protege lo suficiente y entrenador (Matt Nagy) que decidió titularizarlo desde el principio, el resultado es un excelente jugador en dificultad a dia de hoy.

- Patrick Mahomes (N 10) => Kansas City Chiefs. A pesar de una línea ofensiva irregular, la decisión de Andy Reid (coach) de tener al rookie un año de suplente aprendiendo de Alex Smith y lanzarlo al agua en su segunda temporada resultó ser un éxito.


Os invito a leer un artículo publicado hace un tiempo ya, que habla sobre la situación (entonces) preocupante de la franquicia de New York, para entender mejor cuales son los problemas tanto a neviel institucional como de coaching.




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page