top of page

NFL Draft : Derrick Brown (DT)

7th Pick, 1st Round => Carolina Panthers


1m96 – 145 Kg


Stats 2019 : 54 tackles / 4 Sacks / 2 forced fumbles


Su Estatura y su corpulencia hacen de Derrick Brown un fiable en general y un verdadero pitbull; cuando agarra el runing back rival no lo suelta. El sector interior de Auburn ha sido el punto fuerte de su defensa durante los dos últimos años gracias a él.


Desde su excelente temporada 2018, se sabia que el jugador iba a estar en el primer round del Draft, faltaba por ver en que posición. El hecho de estar en el top 10 se debe a sus registros alucinantes en 2019, y eso que casi siempre se enfrenta a un doble marcaje, es decir, tiene a dos oponentes encima. Pero no supone ningún problema, consigue encontrar la manera de meter presión sobre el quarterback.


Comparado muchas veces con Hulk, tiene el don de rechazar de forma violenta a cualquiera que se ponga en su camino.


Siendo un jugador de casi dos metros, tiene problemas para “bajar” su centro de gravedad, le cuesta jugar abajo y utiliza el “bull ruch” para ganar sus duelos. En NCAA era suficiente, pero en la NFL los jugadores de línea ofensiva son difíciles de mover suelen atacar las caderas más a menudo, con lo cual, los entrenadores de los Panthers van a tener que ayudarle a mejorar su técnica a la hora de atacar e intentar sacar provecho de la fuerza de sus brazos.


El problema principal de un jugador de esta estatura es su rentabilidad; es decir, Brandon Williams (Ravens) o Damon Harrison (Lions) por ejemplo, tienen el mismo peso y casi la misma altura, y juegan la mitad de los juegos defensivos de su equipo, poco más, dada la necesidad de recuperarse después de cada esfuerzo. Lo que deja la duda sobre la relación elección top 10 – uso del jugador; ¿vale la pena elegir en séptimo puesto un jugador (por muy bueno que sea) que solo va a jugar la mitad del tiempo?


En respuesta a esta pregunta, Brown tendrá que tomar ejemplo sobre Kenny Clarke (Green Bay) que tiene mas o menos las mismas dimensiones y juega el 80% de los snaps.


En una franquicia que ha decidido reconstruir todo, DB puede imponerse como un pilar de la defensa y tener un futuro en la liga pro. La marcha de varios agentes libres le dejan el camino libre para ello. Con buenas elecciones y un buen management, el equipo podría volver a ser competitivo en unos tres años, justo cuando Brown haya madurado lo suficiente y completado su juego. Buena apuesta para el futuro.


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page