NBA : Boston, las claves de la derrota

Hay muchas razones que hacen que un partido se pueda ganar o perder, muchos factores... A veces se pierde simplemente porque el rival ha estado mejor, y a veces, como en el caso de los Celtics, se pierde porque por no saber ganar. Suena absurdo ¿verdad? pues así es, los C's pierden tres de los cuatro partidos contra Miami estando por delante en el marcador en cuarto cuarto.


Primero, por mucho que me duela, hay que hablar de Brad Stevens. Considerado como un verdadero genio, el coach de los C's se ha visto con pocas ideas y no ha podido aportar soluciones frente a una simple defensa en zona propuesta por Miami.

Muy típicas del baloncesto europeo y de los high schools americanos, no se suele ver ese tipo de defensas en la NBA; en todo caso, cuando un equipo defiende en zona lo hace durante secuencias puntuales. La idea de Spolstra (entrenador del Heat) de proponer tal defensa, sobre todo cuando Bam Adebayo está en el banquillo es una magnifica idea; siendo Olynyk, Iguodala y Butler buenos defensas y frente a la ausencia de gran pívot en Boston, tapar los espacios de penetración es la solución correcta, pero en sí no es ningún invento, es solo una solución sencilla teniendo en cuenta lo que propone Boston.

Ahora viene el problema: ¿Cómo se puede tropezar 5 partidos seguidos con una defensa en zona y no encontrar una solución?

Básicamente, ante una defensa en zona hay cuatro opciones: - Tiro exterior, es una solución por secuencias, depende de lo acertados que van a estar los tiradores. En el caso de los C's, ha funcionado poco, el acierto no acompañó.

- Movimientos entre líneas y tiros a media distancia, habría sido la mejor opción teniendo en cuenta los jugadores que tiene Boston, Hayward, Brown, Kemba y Smart, todos jugadores capaces de tener movilidad y disparar desde cualquier punto. Esta solución se ha utilizado en el game 5, bastante tarde.

- Transición, es decir, jugar a la contra para no dejarle el tiempo a la defensa para poder colocarse. Está claro que físicamente es difícil mantener tal ritmo, pero es una final y es el método ganador, si hace falta tirar de jugadores de la tercera rotación pues se hace, pero que todo el mundo corra y así la defensa rival no tiene ni tiempo ni aire. Desgraciadamente, esa opción se ha utilizado muy poco, siendo seguramente la mejor.

- Meter un pívot alto en la pintura. "Sí pero Boston no tiene tal jugar, Kanter, Williams y Theis son centers móviles pero físicamente no pueden dominar en lo vertical". ¡OK! y ¿Taco Fall? probar meter a un monstruo de 2m30 ahí solo para que levante los brazos y fijar la defensa, aunque sea por secuencias de 3-4 minutos, ¿tan absurdo habría sido?


La falta de imaginación y de intensidad transmitida por Brad Stevens se ha notado, y por mucho que nos gusta, hay que reconocer que no ha estado a la altura de una final de conferencia.


Digo intensidad porque Boston ha estado por delante en el marcador en cinco de los seis partidos. ¿Alguien puede explicar a estos chicos que cuando uno está ganando, es mejor atacar el aro, buscar el tiro libre y controlar el reloj? ¡Hola! Es tan obvio que me parece inadmisible que en el Money Time del game 6, Boston está a 0 de 7 en el tiro, de los cuales 0/6 en triples. Es decir, en un momento tan clave se ponen a tirar triples sin acierto y no hay nadie, pero nadie, ni entrenador, ni líder, ni un solo jugador con una mínima experiencia para decirles que no es momento para el tiro exterior. 😡 ¡así no se cierran partidos!


Hablando de cerrar partidos, segundo culpable de la derrota, Jayson Tatum. Cuando un equipo gana, ponemos a su estrella en un pedestal, pero cuando pierde, hay que dar la cara.

Hay una imagen que pasa desapercibida en el game 2, más que nada porque todos nos hemos quedado con el tapón de Adebayo, pero antes de llegar a prorroga, con empate en el marcador y 22 segundos en el reloj, Tatum tiene la pelota y puede cerrar el partido. La jugada acaba con un triple sin sentido desde los 10 metros, fallido obviamente. Pues esa es la imagen del joven All Star de Boston en estas finales de conferencia: un jugador excelente, top, que asume su papel de líder y acepta sus responsabilidades, pero no sabe como ganar un partido. Seguramente sea falta de experiencia, pero ese argumento no es válido, Luka Doncic gana los partidos solito y lleva menos años en la elite.

Pero no nos quedemos con ese momento solo, Boston gana de dos posesiones en los partidos 1, 2, y 6 a falta de menos de la mitad del cuarto cuarto. Es decir, solo faltaba cerrar los partidos, y aquí cada uno puede opinar lo que quiera, pero por muy colectivo que sea el baloncesto, hay una norma no escrita que dice que en el money time (últimos minutos de un partido) hay que darle el balón al bueno y punto. El líder, la estrella, el crack de equipo tiene que cerrar un partido (si se gana) o remontarlo (si se pierde), pero tiene la responsabilidad de manejar el final.

En este caso, los tres partidos se pierden, claro está que todos los compañeros tienen parte de culpa, pero el All Star es Tatum, y el que tiene que cerrarlos es el, todo lo que no sea así está mal.


De un All Star a otro, si Jayson Tatum ha fallado en momentos puntuales (importantes), Kemba Walker ha fallado a lo largo de toda la serie. Recordemos que llega a Boston para sustituir a un Kyrie Irving que había estado horroroso en playoffs un año antes.

El problema con Kemba es que nadie sabe que se le pide exactamente; hay muchas contradicciones en su juego, y de verdad creo que ni el propio jugador sabe que es lo que tiene que aportar. Me explico; 19 pts y 5 ast de media son números flojos: - Si Kemba tiene que ser el que reparte el juego y quien abre espacios para Brown y Tatum, una media de 5 asistencias es muy pobre.

- Si por lo contrario, Kemba es la segunda arma ofensiva después de Tatum, los 19pts de media son de risa.


Entonces, ¿Cuál es su rol? ya sea una cosa u otra, ha hecho mal ambas. La irregularidad en los números del base es un problema serio al que habrá que encontrar una solución, y todo pasa por definir exactamente que se espera de el. Lo que no se puede digerir es que un mismo jugador haga 27 pts - 2 ast un partido, y 10 pts - 10 ast al siguiente. Habrá que saber a que juega.


En esta derrota, a Marcus Smart y Jaylen Brown se les puede reprochar poco, los dos se han esforzado mucho en defensa y han aportado en el trio exterior y en puntos. El desastre del tiro exterior por secuencias, pero es tan global que no se le puede poner nombre propio.




5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo